La importancia de gatear

El gateo es una fase imprescindible en el desarrollo neurológico del bebé. Suele empezar entre los 7 y 11 meses. Muchos procesos se verán beneficiados de esta etapa: neurológico, motor, sensorial y ocular.
¿Por qué es tan importante gatear?
– El gateo conecta los hemisferios cerebrales y crea rutes de información cruciales para la maduración de las diferentes funciones cognitivas, y facilitando el paso rápido de información esencial de un hemisferio al otro.
– Ayuda a desarrollar el patrón cruzado, es decir, la función neurológica que hace posible el desplazamiento corporal en equilibrio con el cuerpo.
El movimiento que se produce al gatear, comprende el del eje de las caderas y el de los hombros, tonificando toda la musculatura implicada y permitiendo que el niño mantenga su columna
perfectamente alineada cuando esté suficientemente maduro para ponerse de pie.
– Desarrolla el sistema vestibular y el sistema propioceptivo, que permite reconocer dónde están las distintas partes del cuerpo.
– El gateo favorece la autonomía y Seguridad personal.
– Permite el desarrollo del enfoque de los ojos y de la convergencia, ya que cuando se gatea se alterna el enfoque de lejos, con el de cerca al mirar al suelo para colocar su mano o rodilla. Estudios demuestran que el 98% de los niños estrábicos, no gatearon lo suficiente.
– El bebé siente la tactilidad de la palma que está viendo, influyendo en el desarrollo de la motricidad fina, y ésta en la posterior etapa de escritura.
– Ayuda a establecer la futura lateralización del cerebro, cuando uno de los dos hemisferios se convierte en dominante y el otro en no dominante, para no tener que operar con ambos a la vez.
– Ayuda en el posterior proceso de escritura, al desarrollar la coordinación mano/ojo.
Así pues, existe una relación muy estrecha entre ser capaz de arrastrarse, de gatear y de convergir con la visión en un punto próximo. El gateo resulta ser un ejercicio preventivo para la posterior etapa de lectura y escritura, ya que diversas investigaciones afirman que un 95% de los niños que no gatearon presentaran en mayor o menor grado problemas de lectoescritura.
Debemos siempre animar a todos los bebés a gatear, dejándoles libremente en el suelo y evitando el uso de parques, cunas de viaje y andadores. Nunca hay que obligarles a ponerse de pie tempranamente, es lo hará cuando realmente se sienta preparado y seguro.

4 respuestas a «La importancia de gatear»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *