Conjuntivitis: tipos, síntomas y tratamiento.

La conjuntivitis es  una inflamación de la conjuntiva, la cubierta delgada y transparente de la parte blanca del ojo. Esta membrana, a pesar de ser transparente, contiene muchos vasos sanguíneos, y éstos se verán dilatados, provocando un ojo rojo e inyectado en sangre, cuando se desencadene su inflamación. Esta afectación ocular es muy  frecuente, fácil de tratar, y en la mayoría de los casos, incluso se puede evitar.

Los síntomas de la conjuntivitis pueden variar dependiendo del factor que la causa, pero es común en todas, la presencia de ojo rojo, una mayor sensibilidad a la luz, lagrimeo y sensación de cuerpo extraño en el ojo.

Hay básicamente cuatro tipos de conjuntivitis:

  • Conjuntivitis bacteriana: causada por una bacteria. Es altamente contagiosa, y se caracteriza por la presencia de secreciones amarillentas-verdosas. Por lo general, se origina en un ojo y puede pasar al otro. Con frecuencia, deben recetarse antibióticos tópicos para su tratamiento, aunque en aquellos casos leves, hay una mejora sin tratamiento entre los 2 y 5 días de su inicio. Los antibióticos pueden ayudar a que el proceso dure menos, a disminuir la propagación de la infección a otras personas y a evitar que den lugar a serias complicaciones oculares, como una úlcera corneal y pérdida de visión.

   Inflamación, hiperemia conjuntival y                                                                                            secreciones en conjuntivitis bacteriana.

  • Conjuntivitis vírica: causada por un virus que infecta el ojo. Muchos de estos casos están asociados a infecciones de las vías respiratorias superiores o resfriados comunes. También es altamente contagiosa, ya que puede propagarse por la tos o estornudos, y puede puede afectar a uno o ambos ojos. Se caracteriza por un lagrimeo y picazón de ojos intenso, sensibilidad a la luz, secreción mucosa de color blanco y puede ir acompañada de otros síntomas como la fibre , faringitis. y cuadro infeccioso respiratorio.

 Inflamación e hiperemia conjuntival en                                                                                     conjuntivitis vírica.

Su duración aproximada es de es de 7 a 14 días, y si no se presentan complicaciones, remite sola mediante el lavado a base de suero fisiológico cada 12 horas y aplicación de lágrima artificial para aliviar los síntomas, sin requerir tratamiento médico.

  • Conjuntivitis alérgica: son más frecuentes en primavera y otoño, y ambos ojos se ven afectados, presentando: inflamación, lagrimeo, ardor y picazón ocular, sensibilidad a la luz, y a nivel general, estornudos y secreción nasal, eczemas y asma bronquial. No es contagiosa, sino provocada por una alergia, comunmente al polen, humedad, polvo, gramíneas, pelo de mascotas….

La evolución de los síntomas persisten mientras dure el contacto con el alérgeno, y muchas veces es difícil averiguar el causante. El mejor tratamiento es evitar en lo posible la causa que provoca los síntomas de la alergia, uso de lágrimas artificiales, aplicar compresas frías en los ojos, no fumar y evitar el humo de otros fumadores, para reducir la inflamación. En casos de conjuntivitis alérgica severas, deberá combinarse el uso de antihistamínicos y colirios de esteroides oftálmicos.

 Inflamación e hiperemia conjuntival en                                                                                      conjuntivitis alérgica.

  • Conjuntivitis química o irritativa: se trata de una reacción exagerada de la conjuntiva a un agente externo, normalmente irritante: humos, vapores, emanaciones, polución y productos químicos, como el cloro presente en las piscinas. Como principal tratamiento de esta clase de conjuntivitis, se recomienda la irrigación del ojo con abundante solución salina. Si el agente provocante fuera un producto químico, lo más apropiado será acudir a un especialista para evaluar los daños y recetar el tratamiento más apropiado.

Consejos prácticos para la prevención de la conjuntivitis:

  • Limpie con frecuencia teléfonos compartidos, mesas de trabajo, utensilios de baño… y evite compartir elementos de higiene personal como pañuelos y toallas.
  • Si va a nadar, utilice siempre gafas de natación para proteger sus ojos de microorganismos y bacterias que se encuentran en el agua y que puedan causar una conjuntivitis.
  • Si sufre de alergias estacionales, consulte a su médico cómo puede minimizar los síntomas antes de su inicio.
  • Lávese las manos con cierta frecuencia, sobretodo si trabaja en lugares públicos, o con gran afluencia de personas.
  • Cúbrase la nariz y la boca al toser, y evite tocar sus ojos.

Si es usuario de lentes de contacto:

  • Mantenga una escrupulosa higiene de sus lentes de contacto así como también del estuche portalentes.
  • Jamás comparta sus lentes de contacto con nadie.
  • Siga los consejos de su Optometrista sobre el cuidado y reemplazo de sus lentes de contacto, y asegúrese de usar la solución de limpieza recomendada.
  • No usar las lentes de contacto si va a ducharse o bañarse ( ya sea en el mar, en la piscina o en un jacuzzi).
  • Ante la sospecha del inicio de una conjuntivitis, suspenda immediatamente el uso de las lentes de contacto y deséchelas.

 

Una respuesta a «Conjuntivitis: tipos, síntomas y tratamiento.»

  1. Excelente información ya que a veces por los síntomas se diagnóstican mal o los pacientes no creen que vaya afectar su visión y no hay un tratamiento adecuado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *