La Blefaritis: síntomas y tratamiento.

La blefaritits es una condición muy común en la que los párpados se inflaman debido a la acumulación de partículas de grasa y bacterias que cubren el borde del párpado cercano a la base de las pestañas. La aparición de blefaritis puede estar asociada con una infección ocular bacteriana, a un síndrome de ojo seco, o a ciertos tipos de enfermedades de la piel como la rosácea, pero en muchos casos se manifiesta sin saber exactamente la causa. A menudo, su orígen se encuentra en un mal funcionamiento de las glándulas situadas en el margen palpebral. Estas pequeñas glándulas son las encargadas de lubriv¡car la parte anterior del ojo, produciendo una secreción grasa. cuando hay blefaritis, estas glándulassecretan más cantidad de grasa, contaminando la lágrima y formando ácidos grasos que irritan la superfície ocular y el borde palpebral. A su vez, el ojo irritado produce secreción mucosa y proteínica, que irá acumulandose en forma de  costra y favoreciendo el crecimiento bactereológico provocando muchas veces una infección.

Tipos más comunes de blefaritis:

  • Blefaritis anterior: la zona afectada es el párpado exterior, dónde se encuentran las pestañas. Puede ser causada por una infección bacteriana, o en ocasiones por una infección viral. de no tratarse,  puede engrosar mucho los párpados e incluso voltearlos hacia adentro o afuera.
  • Blefaritis posterior: causada por la disfunción de las glándulas sebáceas pequeñas localizadas en la base de las pestañas de los párpados, llamadas glándulas meibomianas o de Meibomio. Cuando estas glándulas de Meibomio se taponan a causa de la blefaritis posterior, pueden formar una chalazión ( bulto o quiste ocasionado por la inflamación de una glándula de Meibomio). Muchas veces también puede causar el engrosamiento de los bordes palpebrales y producir secreciones en forma de costras, llegando a alterar la estabilidad de la lágrima. Muchas personan desarrollan la blefaritis anterior y posterior al mismo tiempo.
  • Blefaritis rosácea: asociada a la rosácea ( afección cutánea común que produce protuberancias de aspecto parecido al acné y enrojecimiento facial). en este caso también el mal funcionamiento de las glándulas sebáceas va aa provocar un enrojecimiento del ojo y una inflamación de los párpados.

Síntomas:   Irritación ocular y palpebral, lagrimeo, formación de costras y/o escamas en párpados y pestañas, picor ocular y enrojecimiento en los márgenes palpebrales, sensación de ardor y presencia de cuerpo extraño en el ojo.

Tratamiento:   Es común el uso de varios tratamientos al mismo tiempo.

  • Lavado del párpado: existen en el mercado toallitas limpiadoras y lociones diseñadas para este fin. Si se prefiere se puede frotar suavemente durante unos 15 segundos la base de las pestañas con abundante agua y jabón de ph neutro, de una a dos veces diarias.
  • Aplicación de compresas calientes: se recomienda mojar una toalla con agua caliente y escurrida bien, antes de colocarla sobre el párpado durante un minuto. Repita el procedimiento dos o tres veces, remolando la toalla nuevamente cuando ésta se enfríe. Notará que las costras se reblandecen y pueden ser retiradas fácilmente.
  • Antibióticos tópicos: ( en colirio o pomada): las bacterias pueden hacerse resistentes a los antibióticos si son expuestos a ellos durante períodos de tiempo largos, por este motivo, los pacientes con blefaritis sólo pueden usarlos de manera intermitente, durante una o dos semanas.
  • Tetraciclina y doxicilina: son dos antibióticos usados comunmente, ya que actuan de forma directa sobre las bacterias y permiten mejorar las secreciones de las glándulas del párpado. Su administración es por vía oral.
  • Lágrimas artificiales: mejoran la sensación de cuerpo extraño y reestablecen el equilibrio de la lágrima.
  • Colirios con esteroides: van a reducir la inflamación y enrojecimiento causado por el exceso de secreciones. Al igual que los antibióticos, los esteroides suelen indicarse durante períodos cortos de tiempo y siempre bajo el control del especialista.
  • Terapia nutricional: diversos estuduios sugieren que un desequilibrio de los ácidos omega puede causar un funcionamiento anormal de las glándulas sebáceas encargadas de la lubricación ocular. también, que la carencia de determinados nutrientes puede favorecer la aparición de la blefaritis. Debe siempre consultarse al especialista la necesidad de seguir una dieta apropiada y el uso de suplementos alimenticios para ayudar a tratar el desequilibrio.
  • Mantener una buena higiene: además de limpiar los párpados con regularidad, también puede lavarse el pelo, cuero cabelludo y las cejas con un champú antibacteriano.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *