¿Qué es un pterigión?. Síntomas, signos y tratamiento.

El pterigión es un bulto elevado amarillento, normalmente en forma de cuña, formado en la esclera( parte blanca del ojo). Por norma general, suelen crecer poco a lo largo de la vida, pero en casos avanzados, cuando su crecimiento invade la zona corneal e interfiere en la visión es recomendable su extracción mediante cirugía.

Los pterigiones normalmente suelen desarrollarse en la parte nasal, aunque también pueden hacerlo en la parte temporal, y poder afectar sólo a un ojo, o a los dos. La exposición continuada a la radiación ultravioleta parece ser la causa principal del desarrollo y crecimiento del pterigión, así como también la exposición al polvo y viento. Generalmente, se forman en personas con una franja de edad comprendida entre los 30 y 50 años. El riesgo de padecer pterigión aumenta en aquellas personas que suelen trabajar al aire libre, que viven en zonas cercanas al ecuador, tienen la piel y ojos claros, y/o presentan ojo seco. Un pterigión leve puede no dar síntomas que requieran tratamiento, pero cuando el pterigión está en crecimiento o es grande, puede causar sensación de cuerpo extraño, picazón, ardor, y enrojecimiento.

Cuando el pterigión se agrava o se inflama, puede ser tratado mediante colirios lubricantes, colirios vasoconstrictores y colirios de esteroides. En ocasiones se recomienda el uso de lentes de contacto para cubrir el pterigión y protegerlo de la sequedad y exposición adicional a los rayos ultravioletas.

Si el crecimiento del pterigión es excesivo y éste invade la zona corneal, puede ocasionar astigmatismo y aberraciones que van a entorpecer la visión. En este caso, es aconsejable extraerlo mediante cirugía.

La cirugía de extracción de un pterigión es relativamente sencilla y no suele durar más de 30-40 minutos, se realiza con anestesia local, y el paciente puede realizar una actividad normal a las 24 horas. Una vez realizada la cirugía, es necesario el uso de gotas oftálmicas esteroides por varias semanas, con el fin de disminuir la inflamación y evitar su nueva formación. Desafortunadamente, los pterigiones a menudo vuelven a formarse, presentando un índice de concurrencia entre el 5 y el 40%. Para minimizar el riesgo de nueva formación, es muy importante cuidar nuestros ojos y protegerlos debidamente de la luz solar con unas buenas lente de sol, ya que la exposición a la radiación ultravioleta puede ser un factor clave en su recurrencia.

Una respuesta a «¿Qué es un pterigión?. Síntomas, signos y tratamiento.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *