Problemas oculares causados por la hipertensión arterial.

La hipertensión arterial sistémica (HTA) es una de las enfermedades más frecuente en los países industrializados, con una incidencia del 30%, que sigue en aumento debido también al aumento de la esperanza de vida.

Debe considerarse que la es alta cuando la presión arterial sistólica es superior a 140 mmHg y la presión arterial diastólica superior a 90 mmHg. Esta elevación de la tensión arterial ocasiona o acelera cambios en la pared vascular del cerebro, corazón, riñones y ojos. A nivel ocular, la HTA produce lesiones en la retina, coroides y nervio óptico, provocando desde un estrechamiento vascular leve hasta una pérdida visual severa por neuropatía óptica isquémica. esta degeneración de la retina da lugar a una enfermedad conocida como retinopatía hipertensiva.

El tratamiento de la retinopatía consistirá  en el control eficaz y mantenimiento de una presión dentro de valores normales.

Al realizar una exploración del fondo de ojo podremos observar las siguientes alteraciones en retina:

– Estrechamiento de las arteriolas, que aparecen rectas, y en ocasiones, signos de esclerosis ( disminución de la transparencia de la pared vascular ), y cruces arteriovenosos.

– Cuando la hipertensión arterial es moderada pero de larga duración, pueden observarse obstrucciones venosas, obstrucciones arteriales, hemorragias aisladas y macroaneurismas.

– Si el aumento de tensión es elevado y progresivo puede aparecer edema retiniano isquémico, exudados algodonosos, hemorragias profundas y edema papilar.

Tratamiento de la retinopatía hipertensiva:

Retinopatía hipertensiva a través del fondo de ojo.

Su tratamiento se basa en el debido control de la tensión arterial. Esta enfermedad puede pasar desapercibida durante años, ya que los síntomas no suelen aparecer hasta que la hipertensión arterial alta crónica ya ha causado daño al cuerpo. Cuando la enfermedad es diagnosticada, su médico le recetará un medicamento o combinación de ellos, para controlar su tensión. Manteniendo los valores normales de tensión arterial, podremos evitar el daño producido en los distintos órganos y en nuestros ojos.

 

 

Consejos prácticos:

  • Acudir a su médico al menos una vez al año para tomar la tensión arterial y realizar un exámen general. es importante el diagnóstico temprano.
  • Preste especial atención si familiares cercanos son hipertensos.
  • Acuda  a su Óptico-Optometrista oespecialista a revisar su visión y realizar una exploración del fondo de ojo, anualmente.
  • Mantenga una alimentación saludable y equilibrada: limite el sodio y la sal, aumente el potasio e intente consumir alimento cardiosaludables como: frutas, verduras, hortalizas, granos integrales, legumbres y pescado rico en omega3.

    Principales problemas de la hipertensión
  • Realice deporte habitualmente. La actividad física regular puede regular y disminuir su presión arterial y reducir el riesgo de otros problemas de salud.
  • Mantenga un peso saludable. Se recomienda un índice de masa corporal (IMC) por debajo de 25.
  • Limitar el consumo de alcohol. El exceso de alcohol aumentará su tensión arterial y niveles de triglicéridos, además de añadir calorías adicionales que puede hacerle aumentar de peso.
  • No fume.
  • Controle su nivel de estrés. Aprender a controlar el estrés y relajarse puede mejorar su salud emocional y física, y bajar su tesión arterial. Mantenerse activo físicamente, escuchar música y practicar yoga, tai chi y meditación, pueden ser buenas técnicas de relajación.

Disfunción de la glándula tiroidea y Oftalmopatía tiroidea.

La glándula tiroidea está ubicada delante de la tráquea, justo en la zona anterior del cuello y presenta forma de «U». La tiroides produce las hormonas tiroxina ( o T-4), y triyodotironina (o T-3), encargadas  del control de la temperatura corporal, la regulación del metabolismo del cuerpo para obtener la energía necesaria, y el ritmo cardíaco. Otra hormona tiroidea, la calcitonina, regula el nivel de calcio en el torrente sanguíneo. Existen muchos factores que pueden alterar el buen funcionamiento de la glándula tiroidea, como el sexo, la edad, antecedentes familiares de patología tiroidea, la ingesta de yodo, el tabaco, el estrés y cierta medicación.

Un mal funcionamiento de esta glándula tiroidea nos puede producir:

  • Hipotiroidismo: cuando la tiroides no está muy activa y no no produce demasiadas hormonas, relantizando el metabolismo. El hipotiroidismo puede producir un aumento considerable de peso, fatiga con bradicardia, mayor sensibilidad al frío y estreñimiento.
  • Hipertiroidismo: cuando la tiroides está demasiado activa y produce demasiadas hormonas, provocando una pérdida de peso corporal, fatiga con taquicardia, insomnio, nerviosismo, sensibilidad al calor y sudoración, cabello frágil y diarrea.

Un mal funcionamiento de la glándula tiroidea también puede afectar a la visión, provocando disminución de la visión, alteración en la percepción del color, incremento del espesor de los párpados, proptosis, estrabismo, dolor en la órbita, sequedad ocular, compresión del nervio óptico y engrosamiento de los músculos encargados de mover los ojos, y consecuentemente la aparición de diplopia o visión doble.

¿Qué es la Oftalmopatía tiroidea?

Es una patología de origen autoinmune, en la que las células (linfocitos) encargadasde defendernos frente a las infecciones y regular las inflamaciones, actúan de manera errónea y atacan a diferentes órganos, en este caso a la glándula tiroidea y ojos. La Oftalmopatía tiroidea forma parte de las manifestaciones de la enfermedad de Graves-Basedow ( único tipo de hipertiroidismo asociado a esta patología), aunque también puede presentarse en pocos pacientes con hipotiroidismo por enfermedad de Hashimoto.

Diversos estudios apuntan que esta enfermedad afecta mayoritariamente a mujeres y que fumar empeora su pronóstico al responder peor al tratamiento. no olvidemos que el estrés puede ser el desencadenante de hipertiroidismo, al desestabilizar nuestro control metabólico.

Los síntomas oculares pueden empezar entre 6-18 meses antes o después, o al mismo tiempo que el diagnóstico de hipertiroidismo, y éstos pueden ser variables: retracción palpebral (ojos muy abiertos), lagrimeo, intolerancia a la luz, visión borrosa, visión doble, úlceras corneales, dolor en las órbitas, alteración de la visión cromática, disminución o pérdida visual, estrabismo, y signos inflamatorios (edema y enrojecimiento).

La prioridad es tratar la glándula tiroidea por un endocrino, y si el paciente presenta síntomas oculares moderados o severos, visitar también a un oftalmólogo, quien si existe inflamación ocular, recetará inmunosupresores: esteroides, ciclosporina, rituximab, y en algunos casos radioterapia.

Cuando sólo hay retracción palpebral (ojos muy abiertos) ésta suele ser tratada con suplementos de selenio por vía oral, lágrimas artificiales y gel humectante, sobretodo por la noche, para evitar las erosiones corneales.

Si la Oftalmopatía tiroidea es de moderada a grave, además se utilizan corticoides para un alivio rápido de los síntomas. Si a nivel ocular hay visión doble, el Optometrista puede corregirla con prismas en las gafas o con parches oculares.

Limpiar correctamente las gafas alarga su vida útil.

Cualquier usuario de gafas debería tener un especial interés por saber como limpiar correctamente sus gafas y como mantener su estado. De este modo, además de tener nuestros cristales limpios, también estará alargando la vida útil de nuestras gafas de sol o graduado.

Para limpiar las gafas, lo primero es sujetar la montura con una sola mano y teniendo cuidado de no hacer demasiada fuerza sobre el codo (la bisagra que logra el cierre y la apertura de las varillas) ya que es una parte muy sensible que se puede romper ( sujetaremos el aro derecho si limpiamos la lente derecha y el aro izquierdo si estamos limpiando la izquierda).

– Es conveniente poner o quitar las gafas utilizando las dos manos para evitar deformaciones y no forzar las varillas.

– Evite apoyar los cristales de su montura sobre superficies rígidas para evitar su rayado.

– Evite limpiar gafas en seco, mejor limpiarlas en húmedo, con agua y jabón neutro, o con cualquier líquido de limpieza que le recomiende su óptico-optometrista, así evitará que las partículas residuales de polvo rayen sus lentes. Séquelas con un paño suave y limpio o gamuza, nunca con la propia ropa, papel de celulosa o pañuelos. Nunca utilizar para la limpieza productos corrosivos que puedan dañar el material y sus tratamientos, como alcohol, disolventes, lacas, etc. Existen tratamientos novedosos  en el mercado que son capaces de repeler el polvo o agua, o incluso minimizar el efecto vaho.

– Siempre que no esté usando sus gafas, manténgalas guardadas en su correspondiente funda. Las protegerá de posibles roturas, rayadas y acumulación de polvo.

– No acercar las gafas a fuentes de calor como radiadores, estufas ni tampoco dejarlas en la guantera del coche, ya que pueden alcanzar temperaturas excesivamente altas para deformar la montura y las lentes, si éstas son de material orgánico.

– Deberá acudir a su óptica con regularidad para llevar sus gafas siempre bien ajustadas y centradas.

 

¿Qué es la terapia visual?

La terapia visual es una parte del cuidado optométrico y consiste en la realización de una serie de ejercicios específicos  para mejorar y potenciar aquellas habilidades visuales que se encuentran mermadas. El objetivo de la terapia visual se basa en la creación de conexiones neurológicas ( «los ojos aprenden a ver») para reducir síntomas, potenciando las capacidades visuales afectadas y mejorando el rendimiento mediante la realización de ejercicios entre 15/20 minutos diarios. Al finalizar el programa de entrenamiento visual , através de la repetición de estos ejercicios, habremos conseguido automatizar e integrar los cambios, y éstos van a formar parte ya de la normalidad de las habilidades visuales trabajadas.

Como resultado , vamos a conseguir más eficacia en: la escuela, el trabajo, los deportes y en actividades de la vida cotidiana como caminar, estudiar, jugar, mejora de la motricidad gruesa y fina, equilibrio … y también vamos a prevenir la aparición de problemas visuales y a eliminar o compensar problemas visuales cuando éstos ya se han desarrollado.

Objetos usados en Terapia Visual

¿En qué problemas podremos aplicar la terapia visual? :

  • Problemas de acomodación ( capacidad del ojo para enfocar nítidamente a la distancia a la que miramos). Debemos sospechar un problema acomodativo cuando se evita el trabajo de cerca, hay visión borrosa, la comprensión lectora es reducida y/o hay un aumento del tiempo necesario para copiar de la pizarra.
  • Problemas motilidad ocular: ambos ojos deben moverse de manera suave, precisa y coordinada, para seguir un objeto en movimiento, leer o cambiar la mirada de una distancia a otra. Los problemas de motricidad ocular son muy habituales, sobretodo en niños con problemas de aprendizaje y déficit de atención. Cuando hay un problema de  motricidad, a menudo hay pérdidas en la lectura, y ésta es lenta y sin comprensión, en ocasiones se usa un dedo como marcador, y suelen haber muchos errores al copiar textos situados a diferentes distancias.
  • Problemas de binocularidad, como la presencia de un estrabismo, visión doble o diplopia, supresión en un ojo, visión 3D reducida, comprensión lectora reducida, ambliopía u ojo vago, fatiga visual o dolores de cabeza.
  • Problemas cognitivos: problemas al recibir o dar órdenes, dificultades espacio-temporales, dificultades en lectura y matemáticas, mala comprensión del concepto principal de un texto, razonamiento y comprensión de problemas, falta de confianza e inmadurez personal.
  • Problemas de pensamiento visual, o relación entre la visión y el movimiento. Cuando el pensamiento  visual se encuentra mal estructurado podemos encontrar problemas de inversiones, giros y de copia.
  • Problemas de percepción y eficacia visual: mala ortografía, baja velocidad o comprensión lectora, dificultad a la hora de copiar o memorizar textos.
  • Problemas en la integración visuomotora o sincronización del ojo con el resto del cuerpo, para que nuestros movimientos sean precisos y exactos. esta integración visuomotora resulta esencial al realizar tareas como copiar, escribir, recortar, dibujar, chutar, golpear… mediante ejercicios de terapia visual se trabaja la motricidad gruesa y fina con el fin de mejorar el rendimiento deportivo y una escritura pobre.
  • Problemas de pensamiento matemático. Resulta importante tener un concepto de número, una imagen que lo represente y un valor de la posición que ocupa ese número para poder entender ( sin utilizar la memorización) el valor de los números y poder operar con ellos. en realidad, el pensamiento matemático se basa en una habilidad visual: la visualización, y por tanto puede ser entrenada mediante terapia visual.

La importancia de gatear

El gateo es una fase imprescindible en el desarrollo neurológico del bebé. Suele empezar entre los 7 y 11 meses. Muchos procesos se verán beneficiados de esta etapa: neurológico, motor, sensorial y ocular.
¿Por qué es tan importante gatear?
– El gateo conecta los hemisferios cerebrales y crea rutes de información cruciales para la maduración de las diferentes funciones cognitivas, y facilitando el paso rápido de información esencial de un hemisferio al otro.
– Ayuda a desarrollar el patrón cruzado, es decir, la función neurológica que hace posible el desplazamiento corporal en equilibrio con el cuerpo.
El movimiento que se produce al gatear, comprende el del eje de las caderas y el de los hombros, tonificando toda la musculatura implicada y permitiendo que el niño mantenga su columna
perfectamente alineada cuando esté suficientemente maduro para ponerse de pie.
– Desarrolla el sistema vestibular y el sistema propioceptivo, que permite reconocer dónde están las distintas partes del cuerpo.
– El gateo favorece la autonomía y Seguridad personal.
– Permite el desarrollo del enfoque de los ojos y de la convergencia, ya que cuando se gatea se alterna el enfoque de lejos, con el de cerca al mirar al suelo para colocar su mano o rodilla. Estudios demuestran que el 98% de los niños estrábicos, no gatearon lo suficiente.
– El bebé siente la tactilidad de la palma que está viendo, influyendo en el desarrollo de la motricidad fina, y ésta en la posterior etapa de escritura.
– Ayuda a establecer la futura lateralización del cerebro, cuando uno de los dos hemisferios se convierte en dominante y el otro en no dominante, para no tener que operar con ambos a la vez.
– Ayuda en el posterior proceso de escritura, al desarrollar la coordinación mano/ojo.
Así pues, existe una relación muy estrecha entre ser capaz de arrastrarse, de gatear y de convergir con la visión en un punto próximo. El gateo resulta ser un ejercicio preventivo para la posterior etapa de lectura y escritura, ya que diversas investigaciones afirman que un 95% de los niños que no gatearon presentaran en mayor o menor grado problemas de lectoescritura.
Debemos siempre animar a todos los bebés a gatear, dejándoles libremente en el suelo y evitando el uso de parques, cunas de viaje y andadores. Nunca hay que obligarles a ponerse de pie tempranamente, es lo hará cuando realmente se sienta preparado y seguro.

Tipos de filtros solares ¿ Cuál de ellos es el más indicado?

El Óptico-Optometrista será el encargado de aconsejar qué color de lente debería usarse en función de las necesidades personales, evitando siempre la alteración de los colores naturales de los objetos y del entorno.

Los colores de filtros de protección solar más utilizados son el marrón, el verde y el gris. Todos deben aumentar el contraste y permitir la percepción de los colores con las mínimas alteraciones.

  • El filtro marrón suele ser una buena opción para personas que presenten miopías y astigmatismos, o para la práctica de deportes al aire libre, ya que este color filtra las radiaciones azules y aumenta el contraste y la profundidad de campo.
  • El filtro de color gris transmite de manera uniforme la luz y respeta la percepción de los colores naturales. Es la mejor opción para la conducción.
  • El filtro verde suele ser una buena opción para hipermétropes y la práctica de deportes náuticos.
  • Los filtros naranjas y amarillos son la primera elección en condiciones de baja intensidad lumínica, como la niebla, días nublados o en conducción nocturna, ya que estos colores aumentan los niveles de contraste. En ningún caso será válido su uso en días soleados.
  • Debe tenerse especial cuidado con los filtros solares rosados y azules, ya que pueden modificar la percepción de los colores, algo peligroso cuando conducimos.
  • Los filtros espejados están recomendados para la práctica de deportes náuticos y en ambientes deslumbrantes, por lo que cuentan con una capa en su superficie que les permite reflejar la luz, impidiendo de esta manera que llegue al ojo.
  • Los filtros polarizados, además de filtrar el exceso de luminancia, eliminan los reflejos horizontales que pueden llegarnos del agua, asfalto o superficies brillantes, evitando el deslumbramiento. La luz solar vibra en todos los planos y no está polarizada. Cuando se refleja en algunas superficies como la carretera, nieve y agua, se polariza, al vibrar en un solo plano, generalmente el horizontal. Esta luz polarizada parásita sólo es eliminada al usar lentes polarizadas, no con un filtro de color básico.
  • Los filtros fotocromáticos se adaptan a la intensidad lumínica y de radiación UV del ambiente, oscureciéndose o aclarándose de manera proporcional a la cantidad de UV que reciben, Suelen estar disponibles en marrón, gris y verde.Nunca debemos dejarnos engañar por el color de las lentes. Algunas lentes completamente blancas filtran el 100% de la radiación UV, mientras que otras aparentemente muy oscuras no filtran correctamente el UV, favoreciendo una mayor dilatación pupilar, y como consecuencia, nuestros ojos reciben una mayor cantidad de radiación dañina.
  • Asimismo, existen cinco tipos diferentes de filtros, clasificados según su categoría ( 0,1,2,3y 4), según la norma ISO 8980-3. El número de filtro nos indica la cantidad de absorción lumínica visible. Las gran mayoría de gafas de sol están e las categorías 2-3.

Es de vital importancia adquirir la gafa solar en un establecimiento sanitario y siempre bajo los consejos de un óptico-optometrista.